Vegetación Imprimir

Como hemos visto el arbolado, las plantas y hierbas silvestres cubren los montes y peñas del Valle en consonancia con su clima y la condición de unión del alto y bajo Pirineo con aguas vertidas, aunque escasas, al Cantábrico y el resto al Mediterráneo, vía Ebro.

Los datos más salientes son losa siguientes:

 

Pino Silvestre (ler) y abeto (izei)       13.605 has
Hayas (pagoak) 3.751 has
Pino laricio de Austria (repoblado) 144 has

 

Ya en mucha menor proporción se encuentran el roble (aretx), el fresno (uxtigei), el acebo (korosti), el tilo (ezki), encina (arte), sauco (txutxika), carrasca (txapar), etc. En conjunto, el total arbolado, aquéllos y éstos, ocupan el 37 % de la superficie total. El resto, dejando a un lado el cultivo de forrajes, cereales, hortalizas y patatas, lo ocupa el pastizal o pastos (alagu), bojes (ezpelak), avellanos (urraziak) y matorrales (xargadoiak) con un total de 57,2 %, quedando para los cultivos solamente un 3,1 %.

Entre las plantas usadas como medicinales se encuentran la malva (balma), te (te), manzanilla (kamamilla), flor de sauco (sanjualili) y otras. Entre las flores silvestres destacan la violeta (lili-ubel), rosas (lili-arrosa), azucenas y lirios (liliak), margaritas (lore-xuri) y otras.

Como frutos silvestres, la fresa (margu, marzuza), frambuesa (mugurdi), cerezas (grizeak) y ciruelas (aran).