Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) Imprimir

El Quebrantahuesoso o Gypaetus barbatus es un ave que puede alcanzar una envergadura de 2,80 m y llegar a pesar 7 kg. Sus alas son largas y estrechas, con frecuencia acodadas. La cola es larga y apuntada. Los ojos tienen el iris rojo y las patas son muy cortas (Elosegui, 1985).El plumaje es muy oscuro en su fase juvenil aclarándose hasta obtener el de adulto, cuyo dorso y alas son de color pizarra con reflejos blancos, y la cabeza y las regiones inferiores blanco-rojizas. Al observarlo de cerca y posado, se puede apreciar una especie de collar negro que destaca sobre las plumas blanco rojizas del pecho y vientre.

Requiere grandes sistemas montañosos, abruptos y con cavidades, cuevas y cantiles donde nidificar. Las puestas son dobles pero nunca llegan a criar con éxito dos pollos, el hermano mayor mata siempre al menor, que le sirve de comida. Son aves carroñeras, necrógafas (comen animales muertos) que se alimenta principalmente de carcasas de huesos de mamíferos. Busca el alimento volando muy cerca del suelo. Rompe los huesos dejándolos caer sobre superficies rocosas (Antor et al., 2004). De esta costumbre viene su nombre.Los individuos juveniles y subadultos realizan amplios movimientos durante su fase de dispersión. Después de esta fase suelen regresar al lugar de nacimiento (filopatria). 

En Navarra se encuentra relegada a la cordillera pirenaica y los valles prepirenaicos. Su población ha pasado de las 2 parejas en 1984 a las siete actuales. En la última década, y a pesar de que la población se ha duplicado, la productividad ha sido baja (Heredia & Heredia, 1991).

Se encuentra protegida a nivel mundial (UICN), europeo (D. Aves y C. Berna), nacional (UICN) y comunitario.Sus principales amenazas son debidas al abandono de sistemas pastorales, actividades forestales, la caza , los tendidos eléctricos, transportes y comunicaciones, actividades de ocio y deporte y sus equipamientos, las molestias por ruido; además se ve amenazada por procesos naturales.